Murió el pianista Miguel Ángel Estrella: incansable luchador por la paz, los derechos humanos y la inclusión

El músico tucumano murió a los 81 años en Francia.. «Quiero pelear con la música contra quienes quieren sojuzgarnos», solía decir el fundador de «Música Esperanza», una iniciativa con la que llevó su arte a los sectores más castigados de la sociedad.

Miguel Ángel Estrella, destacado pianista y exembajador argentino ante la Unesco, falleció a los 81 años en Francia.

«La Delegación Argentina ante la Unesco lamenta anunciar el fallecimiento de Miguel Ángel Estrella, quien fue Embajador de Argentina ante la Unesco y Embajador de Buena Voluntad de la Unesco, pianista y fundador de la ONG Música Esperanza«, informó hoy en su cuenta de Twitter la representación de la República Argentina ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El músico dirigía actualmente la Casa Argentina en París, residencia dependiente del Ministerio de Educación situada en la Ciudad Universitaria parisina que recibe y brinda alojamiento a estudiantes argentinos que deseen continuar sus estudios en la capital francesa.

Su militancia estuvo centrada en llevar la música y a los autores clásicos a todos los sectores de la sociedad a través de «Música Esperanza», una idea que surgió en su mente mientras estaba prisionero de la dictadura y era torturado. 

«Me propuse hacer música contra la locura y la tortura del poder. Quiero pelear con la música contra quienes quieren sojuzgarnos», dijo en una de las charlas que solía dar para transmitir su experiencia, con la mirada siempre puesta en la paz y la inclusión.

En 2003 fue nominado embajador argentino en la Unesco
En 2003 fue nominado embajador argentino en la Unesco.

Estrella nació en San Miguel de Tucumán, y tuvo la revelación del piano a los 12 años al descubrir a Chopin, cuando su padre lo llevó a un concierto de la orquesta sinfónica de esa ciudad.

A los 18 años comenzó a estudiar estudió en el Conservatorio Nacional de la ciudad de Buenos Aires. Luego, en París. Se perfeccionó con Marguerite Long y Nadia Boulanger, entre otros grandes.

En 1976 debió exiliarse, pero a poco de salir del país fue secuestrado y torturado por grupos paramilitares en Uruguay.

“Vos nunca más vas a tocar el piano”, le repitieron a Estrella en los años oscuros de la dictadura cívico-militar. Fue secuestrado y torturado en el Uruguay. Pero fue la música, incluida la del famoso piano mudo que lo aliviaba del rigor del confinamiento con melodías imaginarias, y su ya ganada fama internacional como artista, la que le salvó la vida.

El teniente coronel José Nino Gavazzo comandaba los interrogatorios al pianista. Era un conocido militar uruguayo (falleció el año pasado) que tuvo relevante participación en la coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur conocida como Plan Cóndor.

“Vos nunca más vas a tocar el piano. Porque no sos guerrillero, pero sos algo peor. Con tu piano y tu sonrisa te metés a la negrada en el bolsillo y les hacés creer a los negros que pueden escuchar a Beethoven”, le decía el represor a Estrella en medio de la tortura.

Sabía que el tucumano era peronista, que ofrecía recitales de música clásica para las comunidades coyas de Salta y Jujuy y para el gremio de los trabajadores de la caña de azúcar, la Fotia, además de tocar en las villas.

Una vez liberado, la música en general, como esperanza y herramienta de integración social, como una voz de los que no eran escuchados, fue el norte de su carrera artística y diplomática.

Además de ser un músico talentoso, Estrella era un militante por la paz. En 2003 fue nominado embajador argentino en la Unesco y en 2009 fue miembro del jurado del Tribunal Russell sobre Palestina.

Fue nominado Caballero de la Legión de Honor en Francia y en 2013 el Senado argentino lo distinguió por su carrera y su defensa de los derechos humanos. En 2014 recibió el premio Danielle Mitterrand de la Fundación France Libertés.

«Qué gran tristeza, nos dejó Miguel Ángel Estrella», publicó por su parte Daniel Filmus, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

La Cancillería argentina, desde su cuenta oficial, lamentó su fallecimiento y lo destacó como «exembajador de nuestro país ante la Unesco y talentoso pianista que llevó su mensaje de paz por el mundo a través de la música».

Quiero pelear con la msica contra quienes quieren sojuzgarnos
«Quiero pelear con la música contra quienes quieren sojuzgarnos».
Dejanos tu opinión en la caja de comentarios: